El 29 de Junio de 1.236 Córdoba cayó en poder de la dinastía castellano leonesa que encabezaba el Rey Fernando III “el Santo”. Su Majestad instaló su Real Sitio sobre una colina,  en la que el Santo Rey mandó colocar la imagen de una Virgen Conquistadora y Capitana que siglos más tarde sería el Santuario de Nuestra Señora de Linares. Lindando con el Santuario y siguiendo el curso del arroyo de Linares, donde Fernando III “el Santo” asentó su campamento para la reconquista de Córdoba, se encuentra el Cortijo Dos Fuentes, que fue construido en el Siglo XV como uno de los molinos pioneros de la provincia de Córdoba. Hacia el 1612 se erigen entorno a un patio principal distintas dependencias, ampliando y remodelando el molino originario. En 1921 se ampliaron las instalaciones cuando D. Luis de García y Torres, embajador de España en Francia y Japón, construye un segundo patio circundado de un pórtico y nuevas viviendas. Desde 2001 se rehabilitan y remodelan todas las instalaciones de la mano del empresario D. Marcelino Barrena Solano y que culmina levantando el actual salón de Los Omeyas, anexo al sur al antiquísimo y rehabilitado molino centenario.

"La veleta que corona el portón de entrada parece indicarnos el camino hacia un lugar mágico donde la melodía del agua se funde con un juego de luces y sombras que dan la bienvenida al sorprendido invitado”